Categorías
Falso amor

🔒 37. Conociendo a Benjamín

Log in or Register to save this content for later.

Narra Ana:

¡¿Cómo pude ser tan idiota para fallar?! Ahora la imbécil va a fingir dolor por la muerte de su amiga, lo que usará para acercarse a Louis nuevamente. Todo salió peor de lo que tenia planeado, la que debía morir era la noviecita de Louis no su amiguita que se atravesó, ahora tengo que irme con el argentino para no ir a la cárcel por nada. Si hubiera matado a quien quería iría tranquila a encerrarme, pero es como una bala perdida.

En cambio, si la amiga no aparece todo seria perfecto, la novia estaría muerta y nadie abría que fui yo, ¿Por qué nada puede salir como uno quiere?  Me tocará irme n tiempo con el chico que esta enamorado de mí y fingir amarlo, al menos hasta que se calmen las cosas con la muerte de la chica que ni siquiera sé el nombre.

Ya por suerte voy en camino a donde mi novio, donde Benjamín, con el dinero que tiene pudo organizar todo rápidamente para llegar lo mas pronto donde él. Estoy muy segura que el amor que siente por mi lo hará hacer lo que yo diga, si ya lo hace solo por conseguir una foto mía, imagino como se pondrá al probar mi cuerpo, se volverá un adicto a tenerlo. Con eso aprovecharé de conseguir lo que yo quiera.

Sin pensarlo me encuentro ansiosa, quiero llegar lo mas pronto posible, necesito hablar con Louis, pero no quiero hacerlo durante el viaje, le diré que llegue hace un día, ya que la loca de la noviecita le dirá que fui yo la que disparo, pero resulta que estaba en Argentina, es mi deber apenas llegue convencer a Benjamín de que me respalde en cuando llegue a su casa. Es mi tarea cuando llegue, darle una probadita de lo que podrá tener conmigo a cambio de su ayuda sobre mi llegada a su hogar, el que desde mañana será nuestro.

La nena por lo menos va contenta, disque según ella Benjamín le tiene una sorpresa y eso la tiene muy feliz. Me da igual la sorpresa que le tenga con tal de que la mantenga ocupada, aunque lo ultimo que me comento era que le había comprado juguetes y acomodado una habitación para ella sola, eso me gusto, así puedo deshacerme de ella algunas horas. Por otro lado, tiene servidumbre que estoy segura que se harán cargo de cuidar y alimentarla. Dejaré de estar pendiente de ella, eso significa que tendré más tiempo para mí, acompañado de más dinero todo es perfecto, puedo ir a cambiar mi color de cabello, hacer muchas cosas que estoy segura que ha Louis le van a encantar. Incluso podría ponerme el color de cabello de esa noviecita que lo tiene tonto, puedo parecerme a ella si a él le gusta, por amor soy capaz de todo, creo que quedo demostrado con lo que ya hice.

Al fin llegamos donde Benjamín nos espera junto a otro chico, ambos son muy guapos, vaya que no me disgustaría estar con ambos, aunque el que no conozco se nota desde aquí que es homosexual, no es algo que me moleste, solo que se mantenga alejado de mi novio momentáneo.

La niña baja corriendo a saludarlo, me extraña que se lleven tan bien, aunque me da igual por otro lado, no soy muy apegada a ella y Benjamín lo sabe de sobra. Le presenta a su amigo, Esteban. La forma de hablarle a la nena deja en claro que es muy afeminado, ella de primero como que no quiere nada, entonces el tal Esteban le muestra un regalo y la niña se da enseguida con él. Benjamín se acerca a mí sonriendo

—    Veo que la niña tiene gusto por los regalos, pues si es así Esteban ya se la gano, le encantan los niños y estaba esperándola, le compro muchas cosas. Será el encargado de cuidarla, claro si a ti no te molesta — me dice tomando mi mano para besarla

—    No me molesta, confío en ti y si lo dejas a él a cargo de mi hija es porque confías en él y en que no le hará nada — respondo sonriendo

—    Claro que confío en él, podría decirte que será una excelente madre, si entiendes lo que digo ¿no? —  contesta guiñándome un ojo

—    Lo imagine, bueno vamos a casa, necesito refrescarme por el viaje y conocernos mejor, ¿no te parece? — le digo de forma coqueta

Para mi sorpresa no pasa lo que espero, Benjamín me lleva a una habitación hermosa y enorme con todas las comodidades que se pueden pedir, me doy un baño en el jacuzzi que tiene el baño de la habitación. Luego me aplico crema en todo el cuerpo, tengo que causar buena impresión la primera noche, además quiero que se enamore perdidamente para que haga lo que yo le diga. Me acomodo encima de la cama con lencería sexy y espero, espero, espero y me quedo esperando casi la mitad de la noche. El maldito Benjamín no llega al cuarto donde estoy, miro la hora y me doy cuenta de que son las dos de la madrugad, eso significa que no va a venir a dormir conmigo, ¿qué clase de hombre es teniéndome dispuesta para no venir? Esto debe ser una broma. Me levanto para tomar una bata para tapar mi cuerpo y salgo en búsqueda de Benjamín, al primer lugar donde voy es el cuarto que le dieron a la niña, también, porque es el único del que estoy segura que es ella y los demás no se de quien es son.

Para mi sorpresa la niña esta sola dormida y con una sonrisa en la cara, se nota que esta teniendo un buen sueño, al menos una de las dos puede dormir, me digo a mi misma. Salgo en silencio y no se a cuál cuarto ir, necesito ver a Benjamín, debo aclarar el tema de la llegada a esta casa, pero a la de ¡ya! Comino y apoyo mi oreja en cada puerta de cada cuarto, no se para que, si en ninguno se escucha nada, debe ser por la hora que es.

Finalmente me doy por rendida y vuelvo a mi cuarto, lo mejor será descansar y mañana buscar la forma de hablar con Benjamín sobre el tema a primera hora de la mañana, no puedo retrasar más eso. No estaré tranquila sin saber que mentirá por mi cuando me busquen para saber mi coartada. Puede que quizás ni siquiera me busquen, pero prefiero prevenir y estar preparada ante cualquier cosa. Cierro los ojos y sin darme cuenta me duermo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *